Claudia Balbas y Laura Soto se imponen en la prueba femenina

FOTO PEDRO BOLADO

El torneo femenino contó con doce parejas, y también fue puntuable para el ranking nacional de vóley playa.
Los grupos fueron encabezados por las parejas Zunzuneguí-Imargues, Soto-Balbas, Izaguirre-Gutiérrez y Caloca-Baños que accedían directas a cuartos de final.

En ellos Zunzuneguí-Imargues se imponían a las laredanas De la Granja-Gómez por 21-12, Caloca-Baños hacían lo mismo por un claro 21-11 a la pareja de la Universidad Cañizo-De la Cueva, Izaguierre-Gutierrez también vencían por 21-11 a las sub 17 Puente-Crespo y Soto-Balbas ganaban 21-12 a Orovío-Zunzunegui.

La primera de las semis la disputaron la pareja favorita, las jugadoras de Voley Playa Santander Zunzunegui-Imargues que ganaban claramente a la pareja sub 19 de VP San Vicente Caloca-Baños por 21-10 y en la segunda semifinal también victoria de la pareja de VP Santander Soto-Balbas que en su condición de pareja local hacían valer el factor campo ante las vascas Izaguirre-Gutiérrez por 21-17.

La final estaba servida entre las cuatro jugadoras de Vp Santander, como paso en la masculina la pareja que se impuso en el primer set Zunzuneguí-Imargues no lo pudieron rematar en el segundo set  y al igual que en la final masculina, Claudia Balbas y Laura Soto reaccionaron y remontaron el mascador imponiéndose por 21-16 y 15-11 lo que las daba el I Trofeo Bansander.